viernes, 17 de noviembre de 2017

+ Qué detalle +


Otra de las exposiciones que visité, en el viaje que realicé recientemente a Barcelona, fue la de la Fundació Antoni Tàpies. Me sorprendió el hecho de que no tuvieran un fondo permanente del artista, aunque en la ciudad condal pueden verse grandes lienzos suyos en el MNAC. Mostraban dos exposiciones temporales: unas piezas tipo “ready made” de Tàpies compartían las salas con las instantáneas de una reconocida artista del fotoperiodismo.

La verdad es que los objetos del genio catalán acusaban mucho el paso del tiempo. No tanto por el polvo que habían ido acumulando, que era mucho, como por la decrepitud de los materiales. Todo envejece, pero como los objetos que usó ya eran viejos en su momento, habían adquirido un aspecto casi escatológico. La pila de platos blancos de loza era casi lo único que permanecía impertérrito ante el cambio de milenio, pues no es casualidad que la mayoría de restos arqueológicos del pasado sean de cerámica, tan frágil y tan resistente a la vez.

A pesar de todo este deterioro, los detalles seguían conservando la energía con la que fueron creados. Encontré que todos los cacharros y los lienzos estaban llenos de pequeños tesoros, de maravillas esparcidas al azar aquí y allá. Y esto es lo que os muestro, recortes que me enamoraron, bocados de arte sobreviviendo a la decadencia.









- Semana 07 - Geni


- Semana 07 - Greta


- Semana 07 - Isabel


- Semana 07 - Marga P.


- Semana 07 - María José


- Semana 07 - Montse


- Semana 07 - Pilar P.


- Semana 07 - Anna S.


- Semana 07 - Bel


- Semana 07 - Chiqui


- Semana 07 - Clara


- Semana 07 - Coloma C.


- Semana 07 - Elena


- Semana 07 - Eva


jueves, 9 de noviembre de 2017

+ Sin máscaras +

Este fin de semana di un salto a Barcelona. En una gran ciudad siempre hay actividades interesantes y, sobre todo, mucho arte por ver. La primera exposición a la que asistí tenía lugar en la Fundació Vila Casas. Situada en un elegante edificio modernista de la calle Ausiàs March, dispone de unas grandes y diáfanas salas donde los monumentales cuadros de Lita Cabellut lucían en toda su intensidad. Porque esta artista, oriunda de Aragón, gusta de utilizar grandes formatos para realizar sus retratos. Nacida en 1961, tuvo una infancia difícil hasta que fue adoptada a los 13 años. Su formación pictórica se inició en Holanda, mediante una beca de la academia de arte Gerrit Rietveld.

En la muestra aparecían diferentes series que ha ido realizando en estos últimos diez años. De todas ellas me interesó aquella titulada “Disturbance”, de 2015. Bajo el epígrafe: “A todos nos perturba y trastorna enfrentarnos a individuos liberados de su máscara” de Daniel Giralt-Miracle, aparecen una serie de dípticos en los que están retratados los mismos individuos a pares. Pero en la primera imagen aparece la persona vestida, con todos sus complementos y aditamentos: ropa elegante, pendientes, bolsos, maquillaje, sombreros, peluca, etc. Y en la segunda escena vemos el mismo carácter despojado de todo aquello, indefenso, desamparado. Es cierto que la desnudez, situada junto a la careta, es violenta, inquietante y hasta cierto punto desagradable. Pero también puede tener una lectura más profunda, esencial. Porque sin el disfraz todos somos parecidos, hermanos, valiosos por nosotros mismos, con la misma dignidad, debilidad y grandeza.








- Semana 6 - Titi


- Semana 6 - Ángeles


- Semana 6 - Anna S.


- Semana 6 - Carmen C.


- Semana 6 - Cati


- Semana 6 - Coloma C.


- Semana 6 - Elena


- Semana 6 - Eva


- Semana 6 - Greta


- Semana 6 - Joana B.


- Semana 6 - Maria Antònia


- Semana 6 - Momo


- Semana 6 - Natalia


- Semana 6 - Rafa


jueves, 2 de noviembre de 2017

+ Últimos baños +

Ya sé que los mallorquines somos de secano, que se acaba el mes de agosto y ya no son muchos los que meten el pie en el agua. Más que baños de mar nos gusta el caldo, bien calentito. Pero todavía hay valientes que con estas temperaturas continúan mojándose la piel, y no hablemos si son de los que llegaron en un avión desde el norte; entonces nuestro mar de noviembre les parece puro jacuzzi. Para todos estos intrépidos los cuadros de Jane Hambleton sirven de inspiración (www.janehambleton.com).

Nacida en 1963, estudió Arte en California, donde vive y trabaja. Su obra es una suma de múltiples técnicas. La primera vez que la vi pensé que utilizaba transfers sobre el soporte. Pero no, Hambleton es una virtuosa del grafito. Sus figuras han sido cuidadosamente dibujadas sobre papel, protegido posteriormente con un gel. sobre el que aplica acrílico y también óleo. Son pinturas monocromas, con sutiles cambios de tono, aunque alguna posee una breve nota de color. 

Sus figuras llenas de vida, energía y dinamismo, saltan al vacío para zambullirse en el agua y nadar. Los bañadores, ya en desuso, le dan un aire retro a los cuadros, como si de un recuerdo de adolescencia se tratara. La ausencia de color intensifica esta sensación de pasado, de instante grabado en la memoria, de evocación de un tiempo que ya fue. Un salto, congelado en las neuronas, donde los instantes van perdiendo poco a poco su color, igual que les sucedió a nuestras viejas fotos de juventud.











- Semana 5 - Gloria


- Semana 5 - Greta